La figura de Second Reality ya tiene porte de gigante

El potrillo platense superó a Bat Ruizero en la carrera más importante de América del Sur; Ice Point, quinto
(0)
16 de diciembre de 2001  

La irresistible atraccción del Gran Premio Carlos Pellegrini (G I-2400 m) fue más fuerte que la crisis. El marco multitudinario puso a la carrera cumbre de América del Sur en el lugar de siempre, y ante ese público que no quiso saber de penurias en la tarde de San Isidro Second Reality también consiguió superar el máximo objetivo: sacarle a Ice Point el mejor triunfo en su estreno en el césped.

El potrillo que fue dueño del segundo semestre en La Plata y que había ganado el Dardo Rocha al medirse con los mayores no se apartó de su libreto. No le hizo falta. Y para que la fiesta platense fuera redonda, Bat Ruizero, el ganador de la Polla del Bosque, se quedó con el segundo puesto después de una extraordinaria actuación, en la que se atrevió, como ningún otro, a perseguir al favorito desde el arranque.

Como si fuera un juego entre compañeros de yunta, Second Reality y Bat Ruizero se complementaron. El dirigido por Jorge Arana dominó por dentro, el lugar que Pablo Falero dejó libre al ingresar en la recta, pero enseguida lo superó Second Reality, que había corrido octavo, siempre abierto, y no abandonó ese andarivel en el momento de ir a definir. Ice Point terminó quinto, sin fuerza para sostener su ritmo del comienzo, que por otro lado no fue de lo más intenso.

El momento soñado de Gonzalo Hahn había llegado. Volvió con el casco en la mano, saludando, como casi todos sus predecesores. Ayer, en estas páginas, había dicho que Second Reality estaba mucho más sereno, y eso se notó no solamente en carrera, sino luego, cuando la multitud de platenses que lo rodeó al acercarse a la herradura de ganadores era capaz de inquietarlo más que el propio Ice Point.

La armada del Bosque hizo blanco porque tuvo los méritos. Acaso lo inesperado fue lo que no pudo hacer Ice Point, pero Second Reality y Bat Ruizero, de acuerdo con la opinión de la mayoría (incluida LA NACION), estaban listos para producir la gran actuación.

Producto de Orilla del Monte, el haras que deslumbró esta temporada para aumentar el éxito que había conseguido en la anterior, Second Reality es hijo de una yegua que ya no está en los campos de Carlos María Lagos, Secret Love.

Toda una paradoja. En Orilla del Monte nació Petit Club, el crack del primer semestre (luego vendido a los Estados Unidos, donde murió), al que Ice Point relevó como número uno. Ahora, la corona vuelve al haras que la tuvo al comenzar el año.

Después de eso, La Plata, su pista, sirvió para moldear una figura que ayer alcanzó el porte de gigante. Lo escoltó Bat Ruizero, un potrillo con el que más de una vez se habrá cruzado en las mañanas del Bosque, para que la fiesta más grande del turf, la que no merece perderse en la tiniebla de la crisis, siga en caravana hacia el Sur.

Potrillo económico

El ganador del Gran Premio Pellegrini, por cuyo triunfo embolsó $ 100.000, fue vendido en remate por el haras Orilla del Monte y se pagó $ 7000. Dice Juan Garat, director técnico de esa cabaña: “Esto sirve para demostrar que no hace falta gastar fortunas para ganar un Pellegrini”.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.