La hípica también se solidariza

(0)
30 de septiembre de 2005  

El huracán Katrina ya pasó por los Estados Unidos, pero la devastación que trajo aparejada sigue allí. Muchos países ofrecieron ayuda humanitaria y en el interior de aquella nación también están trabajando numerosas asociaciones de caridad. Y el turf, lejos de ser una excepción, se propuso firmemente tenderle una mano a las víctimas del desastre natural más importante que sufrieron los estadounidenses en los últimos tiempos.

El mayor gesto se vio en Keeneland, donde de lo recaudado en las ventas que acaban de finalizar saldrá una donación de un millón de dólares para la Cruz Roja. Esto se suma al aporte de los dueños del campeón Fusaichi Pegasus, que decidieron subastar un servicio de su padrillo, valuado en 150.000 dólares, como contribución para los afectados por Katrina.

Ashford Stud, la cabaña propietaria del semental, y Keeneland no son los únicos dentro de la industria que se movieron en ese aspecto. Otras organizaciones trabajan actualmente recaudando fondos para, además, ayudar a la gente del turf. Un ejemplo es la Asociación de Veterinarios de Louisiana, que también insta a sus miembros para que armen clínicas para los caballos que tuvieron que soportar el paso del huracán.

La Asociación de Benevolencia y Protección de los Hombres de Turf -HBPA según sus siglas en inglés-, que fue fundada en 1940, ya envió tres tractores hasta Louisiana y sigue recibiendo donaciones para tratar de que los hipódromos y los profesionales de la hípica de aquellas zonas puedan reiniciar su actividad.

Una frase del director de ventas de Coolmore, la célebre estación de montas inglesa, sirve para resumir la actitud que tomó la industria en los Estados Unidos después del desastre que dejó el huracán: "Si la altura moral de una sociedad la da la forma en que trata a sus miembros más infortunados, queremos demostrar la clase de sociedad que es la del turf estadounidense".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?