Le Perseverant y Nicholas, el muleto y el candidato que dieron la talla