En los Estados Unidos. Lord Jim quedó en puerta