Martucci es puro optimismo

(0)
26 de febrero de 2004  

El clásico Vicente Luis Casares (G 2-2500 m), de pasado mañana en Palermo, marcará el retorno a las competencias de Equal Stripes luego de una inactividad oficial de casi nueve meses. No se trata de un regreso más, sino de la vuelta del caballo ganador del Miguel Cané de 2002, temporada en la que asomó como uno de los mejores.

"Siempre lo consideré un gran ejemplar y que no pudiera demostrarlo me tenía muy mal. Principalmente por los patrones, que invierten mucho en el turf y se merecen tener un crack. Ahora lo noto en gran estado, incluso mejor que en otras carreras", comenta Edgardo Martucci, el entrenador del caballo que se despidió en junio último con una victoria sobre Lac Azur en el clásico Otoño.

"Equal Stripes vuelve bárbaro. Llega muy bien preparado y la pasada me gustó mucho: echó 2m22s2/5 (los 2200 metros en Palermo). Si bien la distancia es exigente para reaparecer, le tengo plena confianza y (Jorge) Valdivieso tendrá absoluta libertad para correrlo", asegura el preparador.

Y enseguida aleja los fantasmas que lo complicaron al caballo en su campaña. "Ya superó todos los problemas. Por tener las defensas muy bajas era propenso a sufrir infecciones y llegó a estar durante dos meses casi sin poder comer cuando le afectó en la boca. Hicimos todo lo posible para volver con un triunfo y espero que así sea", finaliza.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.