No lo desaprovechó

Ausente Equal Stripes, con unas líneas de fiebre, Dancing Cowboy superó a Sterling Ensign por tres cuerpos y tuvo su día de gloria
Carlos Delfino
(0)
29 de febrero de 2004  

La ausencia de Equal Stripes potenció las posibilidades de los ocho caballos ratificados en el clásico Vicente Luis Casares (G 2-2500 m), de ayer en Palermo, y Dancing Cowboy, que reaparecía luego de tres meses, se quedó con la tajada mayor.

Guiado por Pablo Falero, el ejemplar que se había clasificado cuarto en el último Nacional, prevaleció por tres cuerpos sobre el improvisado puntero Sterling Ensign y jerarquizó su campaña con una victoria en una categoría anémica de grandes figuras.

"A Dancing Cowboy le gusta la distancia, pero no quería correrlo en la punta para acortarle el tiro, ya que tenía pasada en 2000 metros y la cancha está brava. Sin ser un caballo de primer nivel, va a rendir bien en estas carreras", señaló el jinete, que sólo en la recta fue en busca del líder, para dominar a 200 metros del disco.

Para el cuidador Juan Carlos Maldotti, lo mejor del ganador puede estar en la grama. "Le gusta una cancha firme como el césped de San Isidro. Incluso, iba a presentarlo mañana (por hoy) entre ganadores, pero no sabía si la carrera quedaba y, por suerte, opté por tenderlo para este clásico", confesó.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.