Rodeno pide pista

Superó de punta a punta y por cinco cuerpos a Avenue Paris y se ganó un lugar en el Pellegrini
(0)
25 de noviembre de 2002  

Habrá que hacerle, nomás, un lugar a Rodeno en las gateras del Carlos Pellegrini. El potrillo ganó ayer el clásico Provincia de Buenos Aires (G II-2400 m) sobre la misma distancia de la carrera del 14 de diciembre próximo y se sumó al grupo de los caballos con chances de luchar allí por el primer puesto.

Rodeno le ganó por cinco cuerpos al tordillo Avenue Paris en 2m25s para la milla y media de césped, pero más allá de ese dato estadístico lo importante es la manera en que construyó la victoria.

Desde la suelta se notó al hijo de Ráfaga bien dispuesto, ágil, seguro en cada uno de sus pasos en la punta, y en la recta final aceleró desde la vanguardia para sacar las mayores ventajas.

Se sabe: cuando un caballo redobla su velocidad estando ya adelante es casi una misión imposible para los atropelladores darle alcance.

Eso fue lo que hizo Rodeno. Atacó como si fuera él quien tuviera que alcanzar a otros supuestos líderes, y en esa acción le puso candado a la carrera.

Entonces, absolutamente de nada sirvió el esfuerzo de Avenue Paris por acortar distancias y su ímpetu sólo le permitió mantenerse en el segundo puesto delante de Frankarraldo, con el que luchó toda la recta.

Ganador del Gran Premio Raúl y Raúl Chevalier, también en San Isidro, Rodeno entregó ahora en una carrera larga lo mejor de sí; eso que su gente sabía que el caballo tenía guardado y que todos verían cuando explotara.

¿Qué puede hacer Rodeno en el Pellegrini? Mucho, no se dude; sobre todo porque ya mostró que tiene fuerza como para correr todo el tiro. Además, volverá a tener en su silla a Pablo Falero, y esa circunstancia le agrega puntos a cualquier buen favorito.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.