Turf: Nueva York palpita otro cierre de alto voltaje en la Triple Corona

Justify al galope; el reconocimiento de la pista de Belmont Park, ayer
Justify al galope; el reconocimiento de la pista de Belmont Park, ayer Fuente: Reuters
(0)
7 de junio de 2018  • 23:59

En un siglo hubo sólo doce caballos que consiguieron la hazaña de ganar la Triple Corona del turf en los Estados Unidos. El último héroe fue American Pharoah, en 2015, que quebró la sequía más larga de la historia de la serie: habían pasado 37 años desde que Affirmed había ganado el Kentucky Derby, el Preakness y el Belmont Stakes, la trilogía de los sueños, que se concreta en un lapso de cinco semanas entre la primera y la tercera gema.

El Belmont Stakes 2015. Se consagra American Pharoah

Mañana, en Belmont Park, el hipódromo del estado de Nueva York que está a menos de una hora en tren de la Gran Manzana, otra vez va a latir el pulso hípico a 200. Justify, un prodigio invicto, que todo lo que supo hacer al salir a una pista ante el público fue ganar; que este año ganó tres, todas de Grupo 1, fue la estrella esperada en Churchill Downs, donde corrió como favorito el Derby, y por supuesto también en Pimlico, el escenario de Baltimore quye es sede del Preakness.

Mañana, Justify ("justificar", sería su traducción al español) deberá conseguir que su figura, imponente, cruce el disco delante de nueve rivales. Todos juntos resumen lo mejor que dio la generación nacida en 2015, pero sólo él y Bravazo sobrevivieron al inicio del camino en Louisville, donde este terminó lejos, octavo. Justify, por obvias razones: de la única manera en que Bob Baffert, su entrenador, lo volviera a presentar dos semanas después de la primera etapa de la corona es precisamente eso, que se trata de alcanzar la gloria máxima. Pocos caballos que no tengan semejante zanahoria en la meta serían expuestos a semejante esfuerzo.

Y a Bravazo lo empujan su gran desempeño en el Preakness, donde la distancia baja a 1900 metros desde los 2000 del Derby, y el hecho de tener un preparadopr legendario, D. Wayne Lukas, que ya pasó los 80. Había quedado lejos en la recta el hijo de Awesome Again, allí donde Justify empezaba a consolidar el liderazgo que ejerció desde que se abrieron las gateras, pero Bravazo arremetió como poseído y quedó a solo medio cuerpo del ganador.

Los dos clásicos se corrieron sobre pista pesada, lo que supondría un desgaste para Justify por su condición de puntero. Tiene físico para superar la exigencia y se espera que no llueva mañana.

Los sangre pura de carrera en Estados Unidos compiten en 2400 metros solo en el Belmont Stakes. No hay otra prueba tan larga, a menos que se corra en césped. Justify va por la Triple Corona en el último gran esfuerzo. Entrará en la pista mientras la gente cante New York, New York, con los latidos a máxima velocidad.ß

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.