Royal Ascot. Un cambio de firma