Carreras. Un cierre a puro vértigo