La Copa de Oro. Un escalón previo al Pellegrini