Un jujeño vivirá el Belmont Stakes del lado de adentro

Walter Arce está a cargo del recinto donde se guardan las chaquetillas del hipódromo neoyorquino
Julio Guimaraes
(0)
23 de mayo de 2003  

Probablemente, el 7 de junio próximo, cuando el caballo Funny Cide compita en el Belmont Stakes para intentar ganar la Triple Corona norteamericana, muchos argentinos estarán en el hipódromo de Nueva York dispuestos a no perderse detalle. Pero habrá uno con ubicación preferencial. Alguien que vivirá el final de la serie desde bien adentro.

Walter Arce, ex gráfico, ex mozo, ex aprontador de caballos, estará, como desde hace ocho años, al frente del cuarto de colores de Belmont Park. Será él quien les alcance las chaquetillas a los jockeys protagonistas de la carrera. Podrá conocer sus estados de ánimo, sus nervios, sus seguridades.

"Yo era empleado gráfico en la Argentina y me vine para acá pensando en que podría progresar con mi oficio, pero no encontré nada y tuve que ganarme la vida en un restaurante", relata Arce, que el lunes último cumplió 54 años.

"Era flaquito, apenas llegaba a los 49 kilos, y un día, en el restaurante, unos muchachos a los que les gustaban las carreras me insistieron con que debía meterme en la hípica. Les hice caso y estuve a punto de convertirme en jockey. No pude porque la persona que me iba a contratar para montar sus caballos falleció y su esposa no quiso seguir en este negocio", hace memoria.

Corría 1969 entonces y Arce apenas balbuceaba el inglés. Acaso por eso se entendió bien en castellano con el entrenador Angel Penna, para quien galopó. "Angel era un fenómeno y más con los muchachos argentinos", apunta, agreadecido.

Arce se mueve entre más de 3500 chaquetillas de diferentes colores en su recinto de trabajo, aunque muchas en Belmont Park -como ocurre en los hipódromos de la Argentina-, hace tiempo que no se usan.

Lo que para los aficionados al turf sería algo fuera se serie, para el jujeño es rutina. Estar junto a los astros de hípica del país del Norte ya lo toma como algo de todos los días.

"Pat Day es un buen hombre, Jerry Bailey tiene muy buena onda, Laffite Pincay era un tipazo, Edgar Prado o Eibar Coa son sudamericanos, pero no tienen mucha chispa. El mejor es José -por Santos-, un muchacho muy sencillo, apasionado por el fútbol argentino y fan de Diego Maradona", comenta, como quien traza un perfil de los jockeys estrellas.

Ya ciudadano norteamericano, Arce no tiene planes de regresar. Nueva York es su casa y allí se siente cómodo.

-¿Funny Cide ganará la carrera final de la Triple Corona?

-Sí. Acá no hay caballo capaz de seguirle el ritmo. Se lo aseguro.

Baeza, su compañero

Braulio Baeza, uno de los mejores jockeys que dio Panamá, ganador de más de 3000 carreras en los Estados Unidos y actualmente retirado, es compañero de trabajo de Arce. En Belmont Park es asistente del oficial que registra el peso de los jinetes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.