El Gran Premio Martínez de Hoz, en San Isidro. Una carrera bárbara