Carreras | El clásico. Una prueba sin caballos de primera