Carreras / El Preakness Stakes. Una yegua para despertar del sueño