El clásico Congreve. Vacacionado, por sus agallas