Villero Cat, El Alfalfar y Jorge Dulom

Nombres conocidos en la Copa de Precoces
(0)
27 de diciembre de 2009  

No hubo mucho margen para lo inesperado en el especial Gran Final Copa de Precoces (800 m), culminación de la serie para productos nacidos en 2007, ya un clásico en el hipódromo de Palermo hacia el cierre del año.

Ganó Villero Cat, un caballo de El Alfalfar, hijo de Easing Along. Son estos dos últimos nombres de los más fuertes en los últimos tres años del certamen. El criador y el padrillo nunca habían ganado la copa, pero fueron protagonistas. Ya se sabe de la predisposición de los hijos del reproductor para la velocidad y de la preferencia de la gente del haras de Rojas por este tipo de competencias, tempranas y cortas.

Villero Cat ganó por medio cuerpo en la pista, pero hubo dos distanciamientos que cambiaron los puestos del segundo al cuarto. Y generaron polémica, de acuerdo con lo que se vio en la toma de frente. Lo cierto es que Edwin Talaverano llevó a Villero Cat abierto, separado de las colisiones que se dieron a su izquierda, y en el final estableció la ventaja.

Sembra Fe, dirigida por Andrea Marinhas, había resultado segunda y tercero fue Qué Chistoso, con Rodrigo Blanco. Según los jueces, ambos molestaron a Marote Cat, cuyo jinete, Jorge Ricardo, fue el autor del reclamo. Venían por el medio estos tres y algo quedó claro en la toma de televisión mencionada: Qué Chistoso se movía de un lado a otro, en zigzag, reaccionando con un salto hacia el lado contrario al que recibía los fustazos. En cambio, de las imágenes no surge con tanta certeza la molestia de Sembra Fe. Sí se puede observar que, de los tres involucrados, esta potranca es la que corre más derecho.

Como en el Gran Premio Félix de Alzaga, donde se impuso Llorón Cat, El Alfalfar se une como criador y propietario con el entrenador Jorge Dulom. Y con Easing Along como padrillo. Más semejanzas con la realidad no son puras coincidencias.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.