Un grito ausente. ¡U-ru-gua-yo!