Ubeda, un pase sin definición