La última oportunidad. Ucranianos y árabes se preparan con todo