Un 2012 que termina con mucha ebullición