Un apagón dejó sin fútbol a Gimnasia y a Huracán

La salida de servicio de dos torres de alta tensión en La Pampa dejó sin luz a La Plata; el partido se jugará hoy a las 16
(0)
22 de octubre de 2000  

LA PLATA.- Estaba todo dado para la fiesta de Gimnasia y Esgrima, que de la mano de Carlos Timoteo Griguol vuelve a estar arriba y a ilusionarse con obtener un campeonato en primera división. Los más de 20.000 hinchas triperos cantaban eufóricos por su oportunidad para quedar a tres puntos del líder Boca en caso de una noche victoriosa. Los 250 simpatizantes que llevó Huracán hasta esta ciudad buscaban encontrar una reacción del conjunto de Carlos Babington después de los varios puntos perdidos en los últimos partidos. Se necesitaban reacciones de ambos lados. Pero...

A las 19.15, un temporal de lluvia y granizo en Santa Rosa, La Pampa, dañó dos torres de alta tensión, lo que derivó en un gran apagón que afectó a esta ciudad y gran parte del país. Inmediatamente, dos de las cuatro torres lumínicas del estadio de Gimnasia quedaron sin energía.

El partido de reserva se llegó a jugar completo y Gimnasia y Huracán igualaron 0 a 0, pese al inconveniente. Los dirigentes de ambas instituciones decidieron esperar hasta las 21, al igual que Gabriel Brazenas, el árbitro, para ver si existía la posibilidad de solucionar el inconveniente.

La decisión del referí surgió tras reunirse con los capitanes Pedro Troglio, del local, y Fabián Carrizo, del visitante.

Pero a las 20.40 la situación empeoró, porque el apagón fue total y la mayoría de los hinchas recurrió a los encendedores para salir de la penumbra. Minutos más tarde, mientras desde los altavoces del estadio se pedía calma y paciencia al público, se restableció en forma parcial la energía eléctirca mediante un grupo electrógeno. Sin embargo, esto no fue lo suficientemente apto como para que el partido pudiera desarrollarse en forma normal.

A las 21.20, entre Brazenas y los dirigentes de Gimnasia y Huracán se resolvió postergar el partido para hoy, a las 16, cuando se jugará con el resto de la fecha.

En medio de tantas idas y venidas, los jugadores de Huracán se quejaron por las "comodidades" que daba la cancha de Gimnasia. Fernando Moner fue el más crítico del conjunto visitante.

"No puede ser. Estamos en el año 2000 y un problema así debe solucionarse rápido. Los hombres de saco y corbata (en referencia a los dirigentes) deberían ponerse las pilas. Esto es inentendible", comentó el defensor.

Fabián Carrizo fue otro de los que se quejó: "En el vestuario de Huracán hacía como 30 grados. No había ventiladores y las ventanas estaban cerradas. Es una pena que pase esto en el fútbol argentino".

Las emociones y el grito contenido de los hinchas quedarán para hoy. Esta vez se espera que nada les juegue una mala pasada a Gimnasia y a Huracán...

Los equipos formarán así:

Gimnasia: Noce; Sanguinetti, Cufré, Pereyra y Adinolfi; Cavallo, Gómez, Dueña yMessera;Enría y Sava. Director técnico: Carlos Griguol.

Huracán: Ríos; Rodolfo Graieb, Morquio, Lobos y Moner; Luis González, Carrizo, Brandán y Padra; Soto y Gabrich. Director técnico: Carlos Babington.

Historias de cortocircuitos

El último apagón en el fútbol argentino hizo que el clásico de Avellaneda tuviese un breve protagonismo el 23 de agosto de 1998. Sólo se jugaban 39 minutos en la cancha de Independiente cuando un desperfecto eléctrico dejó sin luz a seis torres de iluminación. Para entonces el partido lo ganaba Racing 2 a 0, con goles de Delgado y Angel Morales. Tras una espera de 32 minutos y ante la imposibilidad de la reparación, el juez Francisco Lamolina decidió la suspensión. Tres días después se completó el juego con el éxito de Racing por 3 a 1.

  • Un poco más atrás, también en Independiente, pero por el Apertura 96, otro corte interrumpió varios minutos el partido que los locales finalmente le ganaron 2 a 0 a San Lorenzo.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.