Menotti. Un apoyo con dudas