El escenario. Un campeón de punta a punta