En la mira. Un campeón legítimo y sin misterios