Jaque mate. Un campeón previsible