Polo: la temporada de alto handicap. Un comienzo auspicioso