La Copa de Plata, en San Isidro. Un doblete envidiable