Un duelo galáctico por la mitad: Messi y Cristiano, sólo en el primer tiempo