Fórmula 1: el GP de Mónaco. Un duelo por las calles