Un empate entretenido

(0)
22 de octubre de 2000  

Faltaban diez minutos. Estudiantes, con un jugador menos, por la expulsión de Ariel Codina, perdía por 2 a 1 ante Tigre y sólo ofrecía voluntad. Hasta que Carlos Galván cabeceó sin fuerza hacia el arco que defendía Luis Islas; el tímido intento iba hacia las manos del arquero, pero, en forma insólita, se le escapó de las manos y se convirtió en el 2 a 2 final de un entretenido cotejo, jugado en Caseros.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.