Un empate para acentuar la pobreza de Racing y Belgrano

Igualaron 0 a 0 y el conjunto de Avellaneda sigue sin ganar; cosechó la cuarta igualdad consecutiva y está penúltimo
(0)
21 de octubre de 2000  

El 0 a 0 entre Racing y Belgrano definitivo fue la consecuencia lógica de la realidad futbolística e institucional de ambos clubes. El equipo de Avellaneda lleva más de cien días sin ganar y anoche sumó el cuarto empate consecutivo. Desde que asumió la pareja de técnicos Oscar López y Oscar Cavallero, no conoció lo que es una victoria. Además equiparó el peor comienzo de su historia, que fue en el Apertura 91 (con seis empates y cinco derrotas con Osvaldo Sosa como técnico).

De entrada ambos equipo demostraron por qué están trastabillando en lo que va del Apertura y por qué están en la lucha por no descender. Fueron transportadores de intenciones que en pocas ocasiones superaron las resistencias defensivas y llegaron al destino final que es el arco.

No fue una buena noche para Sergio Pezzotta, pues a los 4 minutos de comenzado el encuentro no sancionó un penal de Pontiroli sobre Moreno. El delantero cuando se preparaba para superarlo fue desacomodado por la pierna derecha del arquero del conjunto cordobés. Minutos después dejó seguir el juego pese a una dura infracción de Ubeda sobre Liendo.

Racing se paró con lo que pudo y como alternativa ofensiva sólo se destacó la voluntad de Chatruc. Chocó tanto contra su rival como contra sus limitaciones.

Algunos remates de media distancia aportaron un pizca de atracción al encuentro. Por el lado de Racing, además del penal no sancionado, avisaron dos veces Chatruc y Moreno. Mientras que para los cordobeses Lujambio alteró la tranquilidad del arquero Sessa.

Al conjunto local le costó más de la cuenta destrabar el vallado de piernas que le propuso Belgrano en el medio campo. Sin más preocupación que la de no perder se decidió a jugar de contraataque. Se sometió a las reacciones de Leonardo Torres para soprender en velocidad. Belgrano quería continuar el buen comienzo que tuvo el ciclo de Carlos Biasutto, pues la sequía de victorias concluyó el domingo último frente a Newell´s cuando lo derrotó por 5 a 1.

Por lo visto en el segundo tiempo no hubo desesperación ni malos augurios por esa primera etapa opaca. Tanto Racing como Belgrano saben que les hace falta un mejor repertorio, pero se dan cuenta de sus inconvenientes para inspirarse y ponerse en sintonía con el juego colectivo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.