La otra semifinal de la Copa Santander Libertadores. Un empate que lo invita a soñar