Inspección con sanción. Un estadio habilitado para socios, pero sin protocolo