Los últimos amistosos. Un éxito agónico con marca argentina y angustia española