Opinión. Un final que dejó un nudo en la garganta