Automovilismo: las 24 Horas de Daytona. Un final repetido para la máquina de Dyson