El Torneo de Primera División. Un final sin filtro y con palabras incendiarias