Opinión. Un gesto maradoniano