Roland Garros. Un gran paso