El torneo Clausura. Un lógico conformismo