Un mal momento

(0)
21 de marzo de 2000  

Los desencuentros en cuanto a la seguridad deportiva no tienen fin. Anteayer, el plantel de J. J. Urquiza pasó un gran susto cuando abandonó la cancha de Dock Sud, tras perder 1 a 0 con el equipo local. A 100 metros del puente Nicolás Avellaneda quedó sin custodia y el ómnibus fue atacado con piedras por un presunto grupo de hinchas de Dock Sud que surgió desde la villa de emergencia Las Casitas.

Según la versión del presidente de J.J.Urquiza, Ramón Roque Martín, el ómnibus sufrió destrozos de los vidrios y se decidió la presentación en la comisaría 3ra. de Avellaneda. De acuerdo con el relato de la gente de Caseros, el comisario Omar Contreras los atendió muy bien, pero abrió una brecha de dudas al decir que le ofreció al chofer del ómnibus "hacerse cargo de los destrozos para que el hecho no trascendiera". Eso sí: el ómnibus fue acompañado hasta el puente Nicolás Avellaneda.

Anoche, desde la comisaría 3a. de Avellaneda se admitió el incidente. "Es cierto. Fue un error no haber acompañado al ómnibus hasta el puente; la custodia dobló 100 metros antes y regresó a la comisaría. Aceptamos el error", fue el comentario de una fuente de la seccional, que comentó el hecho ante la ausencia del comisario.

También se reconoció que frente a la desesperación del chofer del ómnibus, Contreras le ofreció hacerse cargo de los gastos, valuados en 200 pesos.

"De todas maneras -se aclaró-, se labró de oficio un acta por daño, apenas regresó el encargado de la seguridad que acompañó al vehículo que fue atacado desde la villa." De ninguna manera se aceptó que el ofrecimiento al chofer -se le dieron, finalmente, 200 pesos- fuese para evitar que trascendiera el hecho. "El comisario se conmovió; nada más. Lo otro es una locura", se aseguró.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?