Sueños astillados. Un martes negro