Opinión. Un mensaje elocuente: llegó a la final casi sin darse cuenta