El escenario. Un Messi feliz, recuperado y listo para salir a jugar