Un milagro para Canapino: su plan para apoderarse de la Triple Corona del automovilismo argentino