El torneo Clausura. Un premio al menos mezquino