Un punto para valorar más en el futuro que en el presente

Independiente empató 0 a 0 con Defensa y Justicia en Florencio Varela; el equipo de De Felippe no se acercó a los puestos de ascenso, pero rescató un resultado positivo en un partido en el que no fue superior
Damián Cáceres
(0)
24 de noviembre de 2013  

A la larga, es probable que Independiente asuma el empate con Defensa y Justicia como uno de los partidos que lo fortalecieron. En espíritu y en alma. Si bien el equipo de Omar De Felippe, si hoy finalizara el Nacional B, no ascendería ya que quedó a 3 puntos de Crucero del Norte, que está debajo de los líderes Banfield y el Halcón de Varela, el plan del DT de mantener la levantada que logró edificar en el Rojo cobra relevancia. A las claras, Independiente juega con la urgencia de sacarse cuanto antes este retroceso futbolístico en su rica historia. Sin embargo, esa obligación no saca de su eje a un entrenador que conoce a la perfección la segunda categoría del fútbol doméstico.

Así, Defensa maniató al Rojo. Al menos en el primer tiempo. Lo mantuvo contra las cuerdas, casi sin oxígeno, con los argumentos de siempre. Pelota al piso, apertura por los costados e intensidad física. Tres fieles testimonios del estilo de Diego Cocca. Un mix que el técnico logró ensamblar con dos joyitas: el uruguayo Washington Camacho y el pibe Juan Lucero. Dos ligeritos que apelan a un recurso cada vez más en desuso: jugar a un toque o, más aún, intentar esa gambeta que desequilibra de verdad.

Dio la sensación de que Independiente llegó después al partido. Tarde, claro. Siempre se vio superado. En hombres y opciones. La multiplicación de intérpretes que expuso el Halcón en el coqueto Tito Tomaghello, que desbordó la capacidad para 12.000 personas, es cierto, llegó a su clímax alrededor de la primera media hora. Luego, el humilde, el equipo que nació en el ascenso, se desinfló. Y no por eso el Rojo creció exponencialmente. Apenas algunos atisbos del Rolfi Montenegro, que se volcó unos metros más atrás y naufragó a espaldas de Nelson Acevedo, para intentar jugar su juego.

También es verdad que situaciones hubo. De un lado y del otro. En el arranque, el travesaño le negó el grito a Lucero, tras un grueso error de Mancuello en la salida. Tuvo otra el juvenil que Gabriel Vallés sacó sobre la línea. Y una más en la que el delantero quiso colocar o, mejor dicho, obstinado en hacer una definición digna de colección, que pasó muy cerca del poste izquierdo del Ruso Rodríguez. Minutos antes, el Rojo gozó de su mejor situación con una diablura de Marcelo Vidal, que le devolvió el travesaño tras un remate desde casi 40 metros.

El rigor que expuso Defensa adquirió su peor versión en el segundo tiempo. Lejos de la tenencia y retrasado, perdió claridad y resignó su idea. No por ello el Rojo derrochó fútbol a raudales. Por el contrario, fue muy tibio y bastante lejos de sus anteriores producciones.

En definitiva, parece, le sirve el punto a Independiente. No lo aleja del lote de equipos con reales intenciones de ascender. Lo deja expectante en un torneo que para el Rojo es como una maratón. Una carrera de largo aliento en la que lo importante es llegar al final con chances y donde es vital dosificar la energía para no chocarse contra el temido muro. Una pared imaginaria capaz de inmovilizar el cuerpo y la mente. Dos aristas que la psicología de De Felippe mantiene a raya en el diván que ofrece su consultorio futbolero.

Una larga imbatibilidad

Independiente suma 597 minutos sin recibir goles (6 partidos completos más 57 minutos frente a Crucero del Norte). El último tanto que le marcaron fue en la 13a fecha, Enzo Bruno, del equipo misionero, tercero en la B Nacional.

Cocca no pierde la ilusión

Diego Cocca se mostró conforme con lo hecho por Defensa y Justicia. "Empatamos contra un grande de la categoría. Nos ilusionamos igual que la gente. El partido salió como lo planteamos, sólo nos faltó concretar", dijo el director técnico.

Dos lesionados en el Rojo

El lateral Gabriel Vallés fue reemplazado por un esguince en el tobillo izquierdo. Federico Mancuello sufrió una molestia en el ciático.

"Nos faltó un poco de rebeldía", dijo De Felippe

Entre la conformidad por el resultado y el señalamiento de algunas carencias. Ésa fue la evaluación que hizo Omar De Felippe: "En un partido muy disputado, considero que el empate estuvo bien. Nos faltó un poco de rebeldía y eso da bronca. Igual, el punto se valora porque es una cancha difícil y Defensa y Justicia está bien. Tuvimos altibajos, es algo para corregir". En una mirada más amplia sobre su ciclo en Independiente, el técnico expresó: "El balance es positivo porque nos acercamos a los de arriba. Hay que seguir trabajando y creciendo con humildad".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.