El torneo Apertura. Un River demoledor tuvo el sello de los cuatro fantásticos