Rugby. Un SIC renovado entre baluartes y jóvenes